Destacado Hace 2 años

Hoyo x 1 x 3

David Cannon ha estado fotografiando el golf durante casi medio siglo. Si sigue el deporte, entonces ha visto su trabajo para Getty Images muchas veces sin darse cuenta. Como estos:

170130-tiger-woods-photos

Es apropiado decir que David ha estado en la primera fila durante algunos de los mejores momentos en la historia del golf. Pero recientemente compartió una historia de golf de su propia vida que puede superar cualquier torneo en el que ha estado. Y si cree haber escuchado todas las historias de hoyo en uno, está equivocado.

Cannon compartió una increíble situación en un artículo para Lady Golfer, publicada este mes. En ella, Cannon describe la hazaña de uno de sus amigos, Bob Taylor, en un juego de interclubes hace casi 43 años. Debería leer toda la historia, pero aquí están los detalles más importantes.

Empezó el 30 de mayo de 1974 cuando el equipo de Cannon (del Condado Leicestershire y Rutland) viajó al Hounstanton Golf Club de Norfolk para una reunión anual de golf que involucra nueve países y se juega en el transcurso de un fin de semana. Taylor hizo un hoyo en uno en el 16 de 172 yardas, durante una ronda de práctica, con un hierro 2. Bastante bueno, y como era esperado, condujo a una divertida noche de celebración. Nadie ahí sabía a lo que iba a llevar eso.

A la mañana siguiente, Taylor casi lo logra de nuevo, esta vez con un hierro 6 gracias a la ayuda del viento. Bastante loco, ¿no? Pero no tan loco como pegarle de nuevo con el hierro 6 durante el partido esa misma tarde y lograr que su pelota encuentre el fondo de la taza en su segundo hoyo en uno en dos días. Tan increíble como suena, pero Taylor aún no había terminado…

Según Cannon, esa noche en la cena, un compañero golfista le apostó a Taylor  25 centavos con chances de 1 millón a 1, a que no podía meter un tercer hoyo en uno el siguiente día. Bob fracasó en el partido de la mañana, pero en la tarde… sí, adivinó! Tres hoyos en uno en el mismo hoyo durante tres días consecutivos. Y aquí está la placa para probarlo:

170130-hole-in-one-plaque

“Muestra que los milagros sí suceden,” escribió Cannon,” y por suerte yo fui miembro del equipo de Leicestershire y pude presenciar uno de esos tiros en el tee 17 de ese partido – un momento que voy a apreciar para siempre.”

Cannon dijo que nunca se le pagó a Taylor las 250,000 libras que se le debían, lo cual es una lástima. La cuenta del bar ese fin de semana hubiese sido ridícula.