Recomendados Hace 2 meses

Ho-Sung Choi y su swing giratorio ya tienen la atención de todos en Pebble Beach

PEBBLE BEACH, California. Ho-Sung Choi estaba tan emocionado de hablar con los medios de comunicación el martes por la tarde en el AT&T Pebble Beach Pro-Am que corrió desde la carpa de hospitalidad de jugadores al media center, un largo viaje que podría haber hecho más cómodo si esperaba el  transporte.

“Es mi primera vez aquí en los Estados Unidos, por lo que ni siquiera puedo expresar con palabras lo increíblemente feliz y agradecido que estoy de tener esta oportunidad aquí”, dijo a través de un intérprete.

Cuando Aaron Rodgers, el mariscal de campo All-Pro de los Green Bay Packers, fue requerido para jugar a la par de la última sensación coreana, se puede decir que la emoción fue mutua. América está lista para abrazarlo.

Choi podrá no hablar mucho inglés, pero es el indiscutible No. 1 del mundo en lenguaje corporal. Su pirateo, su swing de golf con patadas, uma mezcla entre el Gary Player y un bailarín olímpico de hielo, com el llamado “swing de pescador”, ha llamado la atención de los golfistas y aficionados de todo el mundo.

“Estoy realmente fascinado por su swing y la forma en que él … se mueve”, dijo el ex No. 1 del mundo, Jordan Spieth, quien ganó aquí en 2017. “Pero casi diría que lo más divertido … son los vídeos, los más entretenidos que he visto. Los que más he visto em realidade son algunos de sus putts donde gira de la manera en que quiere que la pelota comience a moverse y luego, cuando entra, da una de esas bombas de puño. Es realmente entretenido”.

También ha sido bastante eficaz. Choi, de 45 años, ha ganado dos veces en el Tour de Japón, después de haber ganado la última vez en el Casio World Open en noviembre, y es el No. 194 en el Ranking Mundial de Golf Oficial. Pero fue su afición por el espectáculo natural con su swing hecho en casa lo que lo hizo perfecto para la exención de un patrocinador, agregando otra atracción a un evento famoso por la inclusión de celebridades y artistas.

El comediante Bill Murray una vez giró alrededor de una anciana en un bunker aquí. Este tipo no necesita ayuda, se atornilla a sí mismo como un pretzel después de la mayoría de sus tiros.

“Sé que algunas veces, después de haber golpeado la pelota, quiero que entre en el hoyo y en mi mente siento que eso ayuda a que eso suceda, así que voy a seguir haciendo eso esta semana”. Choi explicó. “Y siento como en mi mente, la forma en que muevo mi cuerpo, tengo un control remoto que hace que la bola vaya al hoyo, así que voy a seguir haciendo eso, porque siento que eso ayuda”

Choi no es consciente de cómo se ve en su swing completo. Estaba feliz de demostrarlo durante su conferencia de prensa, parándose en el estrado para hacer el movimiento completo. El swing, explicó, fue incluso más salvaje en sus primeros años de lo que es ahora. Nació a partir de un golpe fuera de lo normal y siguió con todo su cuerpo, algo que Tiger Woods ha hecho rutinariamente cuando se va a la velocidad extra en los lies complicados. Choi, quien tiene un promedio de aproximadamente 280 yardas desde el tee, calcula que gana 10 yardas adicionales com la acción pronunciada.

“Personalmente me encanta mi swing”, dijo. “No empecé a jugar al golf hasta que cumplí los 20 años, así que técnicamente no tomé ninguna lección al crecer. Pero con respecto a la flexibilidad o algo así, podría no tener tanto en comparación con los otros jugadores de la gira, pero hago lo que puedo con lo que tengo. Y también con el avance en la tecnología y con lo lejos que están llegando estos jugadores hoy en día, necesitaba encontrar mi propia manera de obtener esa distancia adicional. Y al golpear con fuerza y ​​al balancearme con fuerza, pude hacerlo como lo hago ahora mismo “.

También resulta el deleite de quienes lo miran. “Sí, creo que es genial. Creo que es único, seguro. Nadie hace pivotar un palo de golf así y nunca he visto a nadie moverse de esa manera “, dijo el jugador de la Ryder Cup de Estados Unidos, Tony Finau. “Creo que es genial para el juego, y está jugando con Aaron Rodgers esta semana. El está emocionado de verlo jugar. Quiero decir, ¿cómo es que no es realmente bueno para nuestro juego tener a alguien como él que quiera jugar con alguien como Ho-Sung Choi? Así que eso es, creo que él trae algo de emoción a este torneo. Y como jugadores, es genial ver a alguien que es diferente y que es único en un swing de golf “.

Algunos tipos se cortarían el brazo derecho para tener la oportunidad de jugar golf profesionalmente. Choi se cortó el pulgar derecho. Cuenta la historia que fue a la escuela para especializarse en un trabajo en la industria pesquera. Cuando tenía 23 años, accidentalmente amputó una parte de su pulgar derecho con una motosierra (en algún lugar, Greg Norman se encoge a sabiendas). Aunque la punta se volvió a unir, el pulgar derecho de Choi es más corto que el izquierdo. Pero a partir de ese contratiempo comenzó su largo camino hacia una carrera de golf poco probable. Aproximadamente dos años después del accidente, en 1995, consiguió un trabajo de medio tiempo en un campo de golf. Dijo que sus responsabilidades incluían “desde limpiar los vestuários hasta sacar las monedas de las máquinas expendedoras. “En los días calurosos de verano, yo era el responsable de poner las toallas frías dentro del casillero, dentro de las cajas de hielo para los jugadores”.

Cuando el campo abrió una nueva área de práctica, el propietario alentó a los empleados a aprender el juego. A partir de estos humildes comienzos, nació una estrella, y seguro que Internet ayudó. Todos reconocen a Choi, que se asociará en tres rondas con el actor Chris O’Donnell, com Rodgers y com el nativo de Wisconsin, Jerry Kelly, uno de varios jugadores del Champions Tour en el campo. Están en la rotación de celebridades, lo que significa que Choi probablemente obtendrá su parte del tiempo en el aire durante la transmisión de CBS del sábado desde Pebble Beach.

Menos mal que no es tímido, y que su verdadera fortaleza, dijo, es su juego mental. No le importa lo que piensen los demás. Solo quiere jugar.

“Realmente no lo he pensado”, dijo cuando se le preguntó cómo podrían verlo los demás. “Mi único objetivo es darlo todo y jugar lo mejor posible cuando estoy en el campo de golf. Simplemente no me preocupo por lo que otras personas dicen o hacen y simplemente me concentro en mi propio juego “.

Antes de abandonar el estrado, se le pidió que demostrara su swing una vez más. Estaba muy feliz de complacerlo, y estaba tan concentrado que una vez que terminó, se olvido su teléfono celular.