Instrucción Hace 12 meses

Todo tiene que ver con el approach, por David Leadbetter

Si usted está cerca de un pro que está pegando un golpe de hierro desde el fairway, una cosa que puede llegar a notar es el sonido que hace. Una pelota comprimida desde el centro de la cara de un hierro crea este sonido distintivo a medida que va cortando el aire, como una explosión de vapor que se libera de una olla a presión. Si quiere que sus golpes suenen así, debe pegarle a la pelota de manera descendente. Esa es la clave. Aquí le muestro cuatro pasos – incluyendo un ejercicio – para que suceda.
David Leadbetter dirige 34 academias de golf en el mundo.


1. PREPÁRELO
▶ Estar en una buena posición para comprimir la pelota arranca con la mejora de la preparación del golpe. Usted puede ayudarse a pegarle de manera descendente a la pelota al inclinarse un poco más de lo normal hacia su pierna izquierda en el address. También permita que la vara se incline levemente hacia adelante de manera tal que la punta del palo esté más cerca del objetivo que la cabeza del mismo.


2. CÚBRALA
▶ Cuando haga el swing, sienta que su pecho se mantiene sobre la pelota en vez de estar más erguido. Esto empinará su ángulo de ataque y mejorará el contacto. Cuando yo simulo el impacto y cuelgo el palo hacia abajo de mi esternón, debería estar apuntando apenas frente a la pelota.


3. INCLÍNELA
▶ Esa inclinación hacia adelante de la vara que tenía en el address debería ser más pronunciada al hacer contacto con la pelota. Por lo general se describe como permitir que las manos lideren. En otras palabras, la cabeza del palo debería seguir a la punta del grip hasta justo después del impacto.


4. PRACTÍQUELO
▶ Este es un gran ejercicio de práctica que puede ser modificado hacia una imagen de swing cuando juega. Ubique un tee en el suelo unos pocos centímetros detrás de la posición de la pelota. Cuando ejecute golpes, pegue la pelota pero no el tee. Haga eso y empezará a escuchar ese sonido mágico que crean los pros.