Si usted es capaz de hacer unos golpes de pitch con precisión alrededor de los greens, podrá firmar unas tarjetas más bajas. Mi Swing A puede usarse en los golpes de pitch con grandes resultados –todo lo que necesita es hacer unos cuantos ajustes–. Empiece pensando en el swing del pitch como en una versión mini de un swing completo. Siga los pasos siguientes para desarrollar su técnica de pitch y verá mejorar sus resultados.

  1. ABRA LA CARA DEL PALO

▶ El movimiento inicial del Swing A –algo más vertical– coloca la cara del palo en una posición cerrada.

Para compensar esta acción en los golpes cortos, apunte con la cara del palo ligeramente hacia la derecha del objetivo antes de sujetar la empuñadura.

  1. AJUSTE LA POSTURA

▶ Desde una postura más estrecha, coloque sus caderas abiertas respecto al objetivo, pero retrase su pie derecho para cerrar su stance. Esta postura abierta y cerrada le ayudará a estabilizar la parte inferior de su cuerpo y liberará el palo en el impacto.

  1. UN SWING MÁS CORTO

▶ Lleve el palo hacia atrás a la mitad. Las manos deberían estar cerca del cuerpo y las muñecas deberían doblarse antes para que la varilla haga un movimiento más vertical. El backswing debe ser más corto para ayudar a que el palo se acelere en la bajada.

  1. META LA RODILLA

▶ Mientras hace el downswing, sienta cómo la rodilla se mueve suavemente hacia la izquierda. Esto le ayudará a crear una buena posición en el impacto: las manos lideran la cabeza del palo.

Sacará la pelota de la hierba con un buen efecto, y buena trayectoria y control.

ENCUESTA:

¿Cuántas clases de golf ha recibido en su vida?

▶ Ninguna: 32%

▶ Una: 9%

▶ Entre dos y nueve: 26%

▶ 10 o más: 33%

Fuente: Lectores de Golf Digest