Recomendados Hace 8 meses

Pelea en una cancha terminó con putter en la cabeza

Si alguna vez jugó en un foursome, sabe que eso puede ser una experiencia llena de presión. “¡Tome su tiempo!” dicen, “¡no tenemos prisa!” ellos mienten. Mientras tanto, su intento de apurarse lo lleva rápidamente a un vergonzoso triple bogey mientras corre al próximo tee y el grupo con quien juega juzga toda su existencia en base a esto. Cosas angustiantes, pero, al menos no lo patearon ni nada…

Ese no fue el caso de un hombre que pidió si podía jugar en el campo de golf Kickingbird en Edmond, Oklahoma, según Oklahoma News. El aficionado, un hombre de 55 años, dijo a la policía que cuando se acercó al grupo y le pidió si podía unirse a ellos, uno de los miembros del otro cuarteto, Eddie Aday, de 67 años y que trabajaba en la cancha, se molestó y le respondió de mala manera. Así comenzó la discusión, hasta que la víctima afirma que Aday se puso “nariz a nariz” con él. La víctima, un esquizofrénico paranoico diagnosticado, dio un paso atrás porque se pone muy nervioso cuando otros están en su espacio personal. Cuando Aday se acercó a él de nuevo, las cosas se volvieron violentas.

“Se intensificó hasta el punto de que la víctima recibió un golpe en la cabeza con un putter, y luego otro miembro del grupo lo golpeó por detrás”, dijo Jenny Wagnon del Edmond Departamento de Policia.

Para empeorar las cosas, otro miembro del foursome, William Hickman, de 72 años, se unió al Donnybrook y comenzó a golpear a la víctima en sus piernas.

“Normalmente no tenemos ataques con armas peligrosas en el campo de golf”, dijo Wagnon.

Afortunadamente, un golfista sensato calmó las cosas, pero no antes de que la víctima sufriera lesiones que requirieron 10 puntos de sutura en la cabeza. Los sospechosos afirman que la víctima inició el ataque, pero el dolor que le infligieron dice lo contrario. Posteriormente fueron acusados ​​de asalto y agresión con un arma peligrosa.

Deje que esto sea una lección para todos los golfistas. No hay nada de malo en golpear algunas bolas de práctica o simular el ritmo cansino al caminar del U.S. Open cuando está solo en el campo. Podría mantenerlo fuera del hospital.