Protagonistas Hace 9 meses

Cuándo vale la pena un golpe heróico, por Bubba Watson

Bubba Me he encontrado a mí mismo en suficientes lugares difíciles en la cancha, pero parece que logro escaparme de los problemas más veces de las que no puedo hacerlo. ¿Recuerdan mi hook alrededor de los árboles del hoyo 10 de Augusta para ganar el Masters 2012? De nada. Cuando no me sale bien, suele tener más que ver con una mala decisión que una mala ejecución. Como el año pasado en el U.S. Open en Oakmont. Durante la segunda vuelta en el cuarto hoyo de 619 yardas me pasé del green de dos. El asiento era horrible. Y sin embargo, en ese momento, pensé que podía lograrlo. Así que le tiré a la bandera. Dos chips y tres putts más tarde anoté un 7. Lo que debería haber hecho era olvidarme de la bandera, jugar a un lado hacia la parte más grande del green y hacer dos putts para par. Fue una buena lección: Cuando estás en problemas, la mejor jugada puede ser lejos del asta-bandera, incluso hacia atrás. Puede ser la diferencia entre un hoyo heroico y un hoyo horrendo.

Cuando encuentra su pelota en un mal asiento, no haga lo que yo el año pasado en el Open. En cambio, elija su jugada con mejor porcentaje – la que le dará la mejor oportunidad de hacer un buen score o, al menos, evitar un score alto. Esa jugada depende de sus opciones y el tipo de golpes con los que se siente más cómodo. Por más tentador que sea pegar un golpe globo que se detenga enseguida o pegar una curva alrededor de algo como hice yo en Augusta, si usted no tiene mucha experiencia pegando ese tipo de golpes, no vale la pena el riesgo de probarlos en este momento.


“Una vez que haga su elección, ese golpe debería ser lo único en lo que piense. Para mí es más fácil rendir bajo presión si me enfoco en el proceso”, dice Bubba.


Recuerde que pegar un gran golpe de recuperación vale la pena solo si puede terminar el trabajo. Los aficionados que yo veo pegan demasiados drivers cuando están practicando. No sea como ellos. Necesita ir al chipping green. Y cuando esté allí, no se limite a colocar la pelota en el pasto corto. Practique cada asiento, y notará cómo tiene que cambiar su técnica dependiendo de la situación. Siga trabajando estos golpes hasta que sienta que puede hacer llegar la pelota al green desde cualquier asiento. Cuanto mejor sea su juego corto, más reconfortante será cuando tenga que pegar un golpe para salvarse.