Instrucción Hace 11 meses

Enseñar golf en la era digital: ¿artes marciales?

Si uno repasa la historia antigua en la enseñanza del golf – y por “antigua” quiero decir de hace 10 años – había pistas de que el modelo de pasto verde, de meter mano y de mirar el modelo estaba llegando a su fin.
Los jóvenes tenían menos ganas de involucrarse de esa manera. Los profesores jóvenes inteligentes tenían dificultades para establecer perfiles altos y llenar sus horas de clase. El futuro demandaba cambios, y al igual que con todas las cosas, probablemente incluiría al Internet. La pregunta era, ¿cómo se vería la enseñanza en la era digital?
Le presentamos a George Gankas, un californiano del sur de 46 años quien en términos de estilo de enseñanza casi desafía la clasificación. Si se escribe su nombre en Instagram (74.500 seguidores), YouTube (dos millones de minutos observados), Facebook y Twitter, o ingresa en su página web, ggswingtipsgolf.com, puede verlo entusiasmando a sus seguidores con numerosos videos cortos que duran desde 10 segundos hasta varios minutos. Todos los orientados hacia la instrucción toman algún aspecto del swing pero se centran alrededor de su filosofía básica de pivote y giro. En Twitter, Gankas usa ojotas en algunos videos y está descalzo en otros. Algunos se filmaron en una cancha de golf, otros en una alfombra afuera de la puerta de atrás de su casa en Westlake, California. Uno lo subió desde su dormitorio. En todos ellos, él es espontáneo, ubicado y hablador al estilo Ken Venturi. Más que nada, Gankas es convincente. Sus exclamaciones al punto revelan una experiencia obvia y un conocimiento profundo del swing.


‘Hay que meterse en los espacios sociales, estar dispuesto a recibir una trompada en la nariz de vez en cuando.’


Para Gankas y profesores como Martin Chuck y Bryan Hepler, las redes sociales son meramente una entrada hacia plataformas más sustanciales y lucrativas. La idea es dirigir a los golfistas a un sitio web primario donde hay muchas más cosas disponibles. En el caso de Ganka, ggswingtipsgolf.com presenta membresías pagas que ofrecen paquetes de video clases.
Un plan anual cuesta U$180 y permite el acceso a cientos de videos más extensos y sustanciosos además de la oportunidad de tomar clases con Gankas a U$60 cada una. Lo que obtiene allí es mucho más individualizado. Miles de alumnos han pagado por esas membrecías y muchos por esa ayuda persona a persona. El tráfico es tan feroz que Gankas tiene otros tres profesionales a su cargo y un director de marketing tiempo completo. “Hace cinco años no tenía idea de que pasaría por esto,” dice. “Yo era buen profesor, pero no estaba en muchas listas ni nada que se parezca. Solo estoy tratado de mantener el ritmo.”
Martin Chuck, una de las caras líderes de Revolution Golf, se comunica con una base de dos millones de suscriptores. Una suscripción “plus” cuesta U$97. También está en Instagram, Facebook y Twitter, donde apela a un promedio de edad más alto que el de Gankas. Pero la plataforma de la que más habla Chuck es Edufii, donde brinda instrucción a través de una serie de “espacios de entrenamiento.”
Los asistentes a una academia de golf conducida por Chuck pueden ubicarse en un espacio por equipos una vez que él establezca un espacio individual. Los alumnos pueden subir un video y Chuck responde, por lo general con feedback sobre técnica pero algunas veces meramente con unas pocas palabras de aliento. Todas las clases se catalogan y se actualizan regularmente. La interactividad es todo. La cantidad de suscriptores a Edufii rondan los 1.600 y hace bastante para perpetuar sus otros negocios, que incluyen enseñanza directa, academias de golf y la venta de dispositivos de entrenamiento.
“Lo que yo hago básicamente es responder la pregunta, ‘¿qué pueden hacer los profesores para seguir siendo relevantes?’” dice Chuck, 49, quien comenzó a enseñar hace 30 años luego de estar expuesto ante la leyenda del impacto de pelota George Knudson. “Sabemos que el viejo modelo por sí solo no es efectivo, no si quiere atraer la mayor cantidad de gente y tener un mejor estilo de vida como profesor. Hay que meterse en los espacios sociales, estar dispuesto a recibir una trompada en la nariz de vez en cuando y aprender a comunicarse de manera que atraiga a los alumnos hacia usted. El Revolution Golf, para los profesores que trabajan ahí, es un punto de inicio.”
Hepler, 50, cuyo Tathata Golf es fácilmente el programa de golf menos tradicional de los últimos años, ofrece un programa de 60 días, 60 clases por U$179.95 en tathatagolf.com, con una oferta mayor en breve. Cada clase es apenas una hora de educación densamente abastecida de juegos. Los alumnos concluyen cada clase tomando una prueba para demostrar que están preparados para avanzar hacia la próxima clase. Existen muchas más opciones disponibles, incluyendo la asistencia a una de las academias de Hepler o participar en entrenamientos en vivo, emitidos desde su centro en Scottsdale. Usted también puede visitar uno de los 175 instructores de Tathata en 12 países – profesores llamados “especialistas en movimiento” – y aprender el enfoque singular de Hepler, el cual combina los principios del swing tradicional con los movimientos de las artes marciales y una influencia mental del lejano oriente.
La creación de Hepler (Tathata es un término en sánscrito que significa “tal cual”) ha conseguido muchos seguidores. A principios de 2017, Hepler firmó un acuerdo de tres años con la American Junior Golf Association haciendo de Tathata Golf su programa de entrenamiento oficial. Hasta la fecha, sus alumnos han recibido más de 58.000 horas de entrenamiento online. Un solo video de uno de los alumnos de Hepler generó 56.000 visitas en un período de seis horas. “Eventualmente me gustaría ver que todos los profesores de golf enseñen con nuestro método,” dice Hepler. “Eso es muy osado y está bastante lejos, pero realmente creo que si capturamos a la juventud, la influencia de aquí en más puede cambiar completamente la manera en que todos aprenden a jugar al golf.”
Agrega Brandel Chamblee, quien está tan entusiasmado con Tathata Golf como para aparecer gratuitamente en un video promocional corto: “Lo que significan todos estos nuevos métodos de llegar a los jugadores es que ha habido un vacío en la enseñanza. Los jugadores de fines de semana están hambrientos, no solo de clases, sino de hablar de golf, explorarlo y sumergirse por completo en él. Veremos más de esta estrategia, no menos, en el futuro.”