Instrucción Hace 4 semanas

Confíe en los fundamentos para encontrar más fairways, por Ben Han

Han

Existe una estadística en el PGA TOUR—golpes ganados/desde el tee—que indica cuánta ventaja obtiene un golfista por pegar drive comparado con otros jugadores. Si miramos los nombres que están en el tope de la lista de golpes ganados – Dustin Johnson, Jon Rahm (pueden ver más sobre su driving en la página 56), Francesco Molinari, Tommy Fleetwood, Rory McIlroy – uno empieza a darse cuenta de cuán valiosos son los golpes de salida para tener éxito. ¿Yo? Ando por el puesto 15 de esa lista y mi trabajo con el driver me ayudó a recopilar mi mejor temporada como pro, casi ganando el Memorial y el RBC Canadian Open. Mi enfoque con el driver ha sido mejorar la secuencia y la técnica – cosas fundamentales – y no hay duda de que mi trabajo también lo puede ayudar a usted. Siga leyendo para ver los detalles.

Han

EMPEZAR CON BUEN PIE
▶ Muchos golfistas, incluyéndome, comienzan el backswing con un mal giro. El error es una sacada chata hacia atrás donde los hombros rotan nivelados con el suelo. Su hombro delantero debería alejarse del objetivo pero también hacia abajo mientras las manos se mantienen cerca del cuerpo. Todo debería girar sincronizado, lo cual ayuda a colocar el palo un poco más vertical al ir hacia atrás. Esto le da espacio para achatar el palo hacia una gran posición de impacto al volver. Un giro chato favorece lo contrario. El backswing chato hace que usted quiera volver más empinado cortando la bola – el movimiento del slice. Un ejercicio que yo uso para reforzar un buen movimiento al alejarme de la bola es clavar la porción alta de mi brazo izquierdo al cuerpo, mantenerla ahí con mi mano derecha y luego hacer un backswing con un solo brazo (arriba). Esta sensación de una sacada hacia atrás conectada, con el hombro izquierdo cayendo, preparará todo para un nuevo y mejorado swing con el driver.


“No importa cuán rápido haga el swing si no puede encontrar el medio de la cara del palo”.


Han

DEJE QUE TERMINE NATURALMENTE
▶ Algunos golfistas no se apilan y terminan el swing demasiado temprano. Otros mantienen sus manos y el palo moviéndose hacia atrás luego de que el cuerpo deja de girar. Ambas cosas llevan a la inconsistencia.
El backswing debería terminar cuando la parte superior del cuerpo siente que no puede enroscarse más contra una base del cuerpo estable. Esta sensación de enrosque se logra permitiendo que el brazo posterior (derecho para los diestros) se mantenga por encima del izquierdo todo lo posible en el backswing (abajo).
Esto ayuda a mantener una buena amplitud del swing – importante para lograr un contacto sólido y potencia – y evita que lleve el palo demasiado lejos hacia atrás.

Han

SINCRONICE EL SWING A TRAVÉS
▶ Una vez que el backswing termine, lo que sucede a continuación pasa en un flash, por lo que resulta difícil controlar el movimiento del cuerpo. Pero si usted puede lograr que el swing a través suceda en la secuencia de movimiento adecuada, pegará sus mejores drives. El orden: rote la parte baja del cuerpo hacia el objetivo, siga con la parte superior del cuerpo y finalmente permita que los brazos y el palo hagan el swing más allá del cuerpo a través del impacto. Mucho de esto sucederá naturalmente si aprende cómo hacer que la parte baja del cuerpo se mueva primero. Yo comienzo con un impulso de las caderas hacia el objetivo, lo cual inicia la rotación de la parte inferior del cuerpo. Es un impulso, luego un giro. Haga eso y la parte de arriba, los brazos y el palo serán arrastrados a la vez. No piense en pegarle a la bola con los brazos. Es más fácil controlar el golpe con la rotación del cuerpo. El secreto es hacer un backswing eficiente y un downswing sincronizado. Mantener las cosas simples lo ayudarán a pegarle en el centro de la cara más seguido. Eso realmente importa.