Recomendados Hace 5 meses

Una familia argentina en el PGA Show

Familia Diz en PGA.

Esta es la historia de una familia de gente común como cualquiera otra de nuestro país, cuyos integrantes trabajaron juntos y con perseverancia durante cuatro años detrás de un sueño. Ojalá nuestra experiencia pueda servir de inspiración para otros emprendedores que tengan un gran sueño y estén dudando en seguirlo.

Uno de los mayores desafíos que enfrenta un emprendedor es saber dónde termina la constancia y dónde empieza el empecinamiento que lo lleva a dudar de continuar luchando, pero de todas maneras estamos convencidos que los sueños son lo que nos mantienen con vida y nosotros estamos muy felices de habernos empecinado en soñar en familia durante éstos 4 años.

Nuestro sueño está relacionado con el deporte y especialmente con el golf. Éste es un deporte donde el objetivo es tratar de emplear la menor cantidad de golpes por ronda, siendo el buen juego corto (approach y putt) claves para conseguirlo.

Por experiencias personales, a lo largo de casi 30 años como jugador amateur y evaluando los resultados de una encuesta que hiciéramos entre 500 jugadores aficionados, pudimos comprobar que la inmensa mayoría de los jugadores reconocían que el juego corto y el putting era la parte más deficitaria de su juego y el motivo de constante frustración. Lo sorprendente fue comprobar que casi el 80 % de los encuestados reconocía que el putting era lo que menos practicaban.

Ejercitar el putting sin técnica confiable y repetitiva lo hace muy aburrido y frustrante y lleva al jugador a dedicarle su tiempo a otros aspectos del juego donde con dedicación se ven rápidamente constantes mejoras.

Con todos esos datos y evaluando otros aspectos relacionados con el putting, y al no existir en el mercado un dispositivo útil para usar y hacer de la práctica del putt algo efectiva y amigable, fue que pensamos en desarrollar un dispositivo sencillo, liviano, apto para diestros y zurdos sin distinción de edad, peso, altura y/o sexo que hiciera que aquellos jugadores que lo usara obtuvieran rápidamente mejoras en su juego en el green.

Inquieto por éste tema y buscando la mejor manera de diseñar el dispositivo, me desperté una madrugada y desarmando una percha de alambre pude fabricar el primer y rudimentario Best-Putt que se acercaba mucho a la idea de lo que pensaba podría ser útil y muy funcional para todos los jugadores.

Le mostré el primer prototipo de alambre a mi hijo Santiago (Diseñador Industrial ) y con su ayuda comenzamos a diseñar distintos prototipos que se fueron superando a lo largo del tiempo, adaptando las correcciones que nos iban haciendo los profesores y profesionales de Golf tanto de Argentina como de USA y Alemania que generosamente compartieron con nosotros sus opiniones hasta llegar al diseño final actual.

Fue muy emocionante y motivador que todos se vieran gratamente sorprendidos por lo sencillo y eficiente que resultaba nuestro dispositivo y todos, sin excepción, nos alentaron a continuar con el desarrollo y su eventual comercialización.


Fueron 4 años de mucho trabajo, ilusiones y desencantos pero finalmente logramos un muy buen producto final que cumplía ampliamente nuestras expectativas y habiendo obtenido la patente para el Best-Putt en USA, decidimos intentar fabricarlo en Argentina y testear la respuesta del mercado.

Necesitando fondos para continuar, nos presentamos a una campaña del Gobierno Nacional llamada ¨Fondo Semilla para Emprendedores¨, un préstamo para emprendedores. Logramos que nos lo adjudicaran pero lamentablemente por la devaluación no pudimos aplicar los fondos para fabricar los primeros prototipos en Argentina.

Con la decisión tomada de ir a la Expo en USA, y al comunicárselo al Fondo Semilla, nos autorizaron a usar parte de los fondos para hacer los primeros prototipos en 3D, confeccionar algo de merchandaising , imprimir folletería, banners y editar el video para proyectar en el Stand que alquilaríamos en la Expo.

El 20 de enero partimos para Orlando, Santiago Diz (diseñador del dispositivo), Sebastián Diz (Coordinador General) y Alejandro Diz, inventor del Best-Putt, con la ilusión de presentar en la Expo nuestro invento, muy ansiosos e intrigados sobre el resultado que obtendríamos allí.

dav

Al llegar sentimos una emoción enorme al saber que éramos el único stand Argentino en esa mega muestra Internacional y fue un gran orgullo para nosotros recibir los unánimes elogios a nuestro dispositivo por parte de los casi 250 visitantes entre Profesores PGA, Retailers de Usa y extranjeros, que pasaron por el stand y usaron nuestro Best-Putt durante los 3 días que duró la Feria. Todos, sin excepción, nos dijeron que les interesaría comercializarlo en caso que nos decidiéramos a fabricarlo.

Fue increíble percibir la incredulidad de ellos al enterarse que éramos argentinos y que no pertenecíamos al mundo del Golf profesional o del Marketing, que teníamos la patente adjudicada en Usa y que habíamos llegado allí sin el respaldo de ninguna compañía de Golf.

Volvimos a la Argentina con la enorme satisfacción de que nuestro Best-Putt hubiera aprobado ampliamente el examen del exigente mercado Internacional del Golf, con varios contactos de posibles compradores y teniendo ahora el desafío de fabricarlo y lanzarnos a comercializarlo en USA y el mundo entero. Ojalá podamos encontrar la forma de poder seguir pero ése es otro sueño que recién empieza ahora.

A los emprendedores a quienes les llegue esto les queremos decir que durante todos estos años hemos tenido la suerte de haber conocido y encontrado, tanto en nuestro país como en el exterior, mucha gente muy generosa y muy bien intencionada que desinteresadamente nos han ayudado y han sido parte de éste sueño.

A todos y cada uno de ellos les decimos MUCHAS GRACIAS sin Uds. no lo hubiésemos podido lograr, y a los emprendedores que sigan detrás de sus sueños sin claudicar y que sea el que sea el resultado final seguro tendrán la enorme satisfacción que representa el poner todo detrás de una ilusión y que ese es el verdadero premio que los hará sentirse enormemente orgullosos y felices de verdad.