Instrucción Hace 2 años

Evalúe el golpe antes de ejecutarlo, por Jim McLean

golpe

Gracias a un drive salvaje, terminó rodeado de árboles, pero por primera vez en su vida escuchó a esas voces en su cabeza: sácala a buena nada más. El problema es que le pegó muy fuerte, atravesó todo el fairway hasta terminar en los yuyos del otro lado. La próxima vez que ejecute golpes como este, haga lo que la mayoría de los golfistas no hacen: camine hasta el fairway y eche un vistazo. Elija un objetivo que le permita algo de corrida a la pelota. Recuerde, el golpe bajo va a correr. Muchos altos hándicaps hacen el swing muy largo cuando pegan hacia un costado. Lleve el palo lentamente hacia atrás y haga un movimiento compacto. Además, tenga cuidado de no agregarle efecto de hook a la pelota. Eso hará que corra todavía más lejos.
El jugador más avanzado puede intentar cortar la pelota. Para hacerlo, párese más cerca de ella, abra la cara y haga un swing de afuera hacia adentro. La pelota agarrará fade y correrá menos. Pero recuerde que la cara más abierta hará que la pelota salga más alta. Si tiene que mantener el golpe por debajo de los árboles agarre menos loft.

golpe

¿No tiene un objetivo? Invente uno
Muchas veces los golfistas arriesgan sin darse cuenta. Cuando trabajaba con Payne Stewart, hablábamos mucho sobre las ODEs (oportunidades de excelencia). Cuando se metía en problemas, su instinto era jugar un golpe heróico. Aprendió que el mero hecho de volver al fairway puede ser un buen golpe. Imagine un Green en el fairway y “acierte” ese Green. Tener un objetivo claramente definido lo ayuda a cumplir con la tarea.

Lea también ¿Cuán ancho quiere que sea el fairway?, por Jack Nicklaus