Instrucción Hace 1 año

Cuando un gran esfuerzo lleva a pequeños drives, por Jim McLean

McLean

Todos hemos pasado por eso: estamos jugando con un par de verdaderos bombarderos y tratamos de pegarle igual de lejos. Después de que lo volaron de aire en un par de hoyos, usted comienza a hacer el swing más fuerte para ganar algunas yardas. Pero cuanto más fuerte trata de pegarle, menos distancia recorre. ¿Qué pasa?
Los golfistas promedio no juegan lo suficiente como para controlar un swing súper rápido. Se esmeran tanto por darle fuerte a la pelota que el palo se mueve a su máxima velocidad en el sitio equivocado – al comienzo del downswing en vez de la base del arco. También suelen perder el equilibrio cuando hacen el swing más fuerte, convirtiendo en un desafío el acertar el centro de la cara. Si quiere más distancia, no trate de matarla. Haga el swing con un ritmo más suave y concéntrese en pegarle a la pelota en el centro de la cara del palo. Aquí le muestro cómo:
Primero, haga swings de práctica variando la cantidad de esfuerzo. Haga el swing a un 50 por ciento del más rápido, luego 60 por ciento, luego 70 y así sucesivamente. Empezará a notar que el silbido que hace el palo aparece cada vez más tarde en el swing. Ciertamente no querrá escucharlo antes de que el palo llegue a la pelota. Constantemente les estoy diciendo a mis alumnos que piensen más allá de la bola, con el centro del swing – y velocidad máxima de la pelota – sucediendo casi a un metro después del impacto.
El grip adecuado también lo ayudará a conseguir más yardas. Asegúrese de sostener el mango de manera que sienta la conexión del pulgar de la mano superior (el pulgar izquierdo para los diestros) con la línea de la vida de la mano inferior. También necesita sentir la presión en los últimos tres dedos de la mano de arriba y los dos dedos medios de la mano de abajo. Sostener el palo de este modo le proporciona control a la vez que le permite a sus muñecas mantenerse flexibles, para que puedan descargar el palo como un látigo a través de la pelota.
Si usted puede hacer eso, no tendrá que pasarse todo el día mirando la parte de atrás de la cabeza de sus compañeros de juego.


McLean

COLOQUE SU RODILLA DERECHA ADENTRO
Transferir el peso hacia el objetivo le permite aplicar toda la masa corporal al golpe. Un buen ejercicio para hacer que ese peso se mueva hacia adelante es hacer swings de práctica enfocándose en el movimiento de la rodilla derecha. Debería moverse hacia afuera hacia la pelota y hacia adelante hacia el objetivo mientras comienza el downswing. Mire videos viejos del swing de Sam Snead. El movimiento de las rodillas era la marca registrada de su swing poderoso.


McLean

EJERCICIO: COORDINAR LA DESCARGA
Sin palo, comience en posición como preparando el golpe con los brazos extendidos y las manos juntas, con las palmas enfrentadas. Mueva el brazo derecho hasta el tope y luego de vuelta hacia abajo como si estuviera imitando un downswing. Cuando la mano derecha alcance la izquierda, cachetéela de manera que la palma izquierda termine mirando hacia arriba. Esa es la sensación de una descarga apropiada a través del impacto.

Jim McLean, profesional instructor de Golf Digest, tiene su base en The Biltmore en Coral Gables, Florida.