Protagonistas Hace 1 mes

Marty Dou, hacerse pro a los 17

Durante la temporada pasada solo 10 golfistas jugaron los 22 eventos del Web.com Tour, y yo fui uno de ellos. Como no tenía casa en los Estados Unidos, era más fácil para mi ir hasta el siguiente evento y practicar. Solo tuve dos buenas semanas pero una fue una victoria en Kansas equivalente a US$117.000, la cual me permitió conseguir la tarjeta del PGA Tour 2018. Tuve que adaptarme a la cantidad de buenos jugadores en competencia, pero tal vez pueda ser el primer golfista chino en ganar el PGA Tour.

“Mi papá llamó a la directora y le dijo que me iba a retirar del colegio anticipadamente para enfocarme en golf”.

No uso gorra y eso tal vez me haga ver más joven de lo que soy – 21 años.
Varias veces los voluntarios me han dicho que me salga del tee de salida y me pare atrás de las sogas. Les tengo que explicar que estoy jugando el torneo. Esto podría molestarle a algunos pros, pero a mí me causa gracia.


HABLO BIEN EL INGLÉS PORQUE MI FAMILIA VIVIÓ EN VANCOUVER cuando yo tenía 4 años hasta los 9. Mi hermana y yo compartíamos un tutor que nos enseñaba a leer y escribir en chino, pero salvo por eso éramos chicos canadienses normales. En mi primer día de jardín de infantes la maestra me dijo que le costaba pronunciar mi nombre—Zecheng—y me sugirió Martin o Marty. Le dije que me gustaba el segundo.


MI PADRE SOLÍA LLEVARME CON SUS AMIGOS A UNA CANCHA LLAMADA GREEN ACRES. El campo de práctica era una jaula donde se podían pegar golpes pero mi padre me anotó para tomar clases con el profesional. Hacíamos rodar la bola, la pateábamos y la lanzábamos, hacíamos cualquier cosa para que el golf fuera divertido. No fue sino hasta que volvimos a China, por cuestiones de trabajo de mi padre, que empecé a tomar al golf en serio.


EN CHINA UNO NO SUELE CONOCER A SUS VECINOS. En el colegio a los chicos les inculcan desde temprana edad que tienes que tener éxito en cualquier nivel para tener un buen trabajo. Cuando mi padre viajaba por negocios a los Estados Unidos, me llevaba con él y me anotaba en torneos como el U.S. Kids Golf World Championship en Pinehurst, Carolina del Norte. Yo pensaba que era un poco descabellado; no era tan bueno realmente pero creo que a mi padre le gustaba la idea de incorporar mi hobby en sus viajes.


EN MI COLEGIO LAS CLASES SE CURSABAN DESDE LAS 7:30 A LAS 4:30, CON TONELADAS DE TAREA. Cuando estaba en noveno grado mi padre llamó a la directora y le dijo que me iba a retirar del colegio anticipadamente para enfocarme en el golf. La directora era una educadora famosa e intimidante, pero ella estuvo de acuerdo con que yo ejerciera mi pasión. Mis amigos se ponían celosos cuando empecé a retirarme después del almuerzo, pero pegar balde tras balde desde una alfombra de pasto sintética era mi tarea. De un modo yo estaba celoso de ellos. Mi padre contrató a un chofer para que me recogiera en el colegio y me llevara a la práctica, pero no podíamos pagar los green fees que eran muy caros en todas las canchas cercanas.


SI VE A MIS PADRES NO PENSARÍA QUE SOMOS UNA FAMILIA ATLÉTICA. Pero mi hermana también disfrutó de los días más cortos en el secundario para poder practicar gimnasia artística. Ella recibió un alto aporte gubernamental pero dejó de competir y ahora está estudiando en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ella siempre fue un poco mejor que yo para equilibrar el entrenamiento con lo académico.

GUANGZHOU, CHINA – NOVEMBER 26: Zecheng Dou of China plays a shot during the third round of the Buick open at Guangzhou Foison Golf Club on November 26, 2016 in Guangzhou, China. (Photo by Zhong Zhi/Getty Images)


MI JUEGO DE GOLF SE TRANSFORMÓ EN UN MES CUANDO TENÍA 14 AÑOS. El papá de uno de mis amigos de golf encontró un profesor en los Estados Unidos que podría supervisarnos en el Morgan Run Club & Resort en las afueras de San Diego. Junto con otro amigo, nuestros padres acordaron dividirse los gastos del alojamiento en la cancha y los honorarios del profesor. Desde el amanecer hasta el anochecer jugamos, practicamos, nos ejercitamos en el gimnasio y tuvimos competencias de juego corto. La cancha era algo corta, pero pasamos de anotar 74 o 75 a anotar casi siempre 67 o 68. Mi padre vino a verme y me llevó al Callaway Junior World Championship en Torrey Pines. Gané en mi categoría por edad. Mi padre ni reaccionó. En ese momento sentí que era el logro más importante de mi vida, pero con el tiempo me di cuenta de que los participantes no siempre son tan buenos como parecen.


DURANTE LAS VACACIONES DEL COLEGIO ME RECLUTARON PARA ENTRENAR CON EL EQUIPO NACIONAL DE CHINA EN LA BASE QUE TENÍAN EN SHENZHEN. Hasta ese punto la carga económica de mi carrera atlética había caído exclusivamente sobre mis padres. La base tenía 36 hoyos con un hotel y algunos restaurantes en el medio de la nada, pero era perfecto. Las canchas eran buenas y la cancha de práctica estaba surtida de Pro V1. Yo era el mejor jugador de Ping-Pong entre todos los golfistas chicos y chicas, pero nuestro preparador físico era imbatible.


LA TEMPORADA INAUGURAL DEL PGA TOUR CHINA FUE EN 2014. Gané dos torneos de aficionados a los 17 y me hice pro. Fue una decisión difícil. Yo conocía a muchos golfistas chicos que habían recorrido el mismo camino que yo, que habían ido a jugar golf universitario en los Estados Unidos y terminaron abandonando su sueño de jugar al golf como profesión. Estos muchachos me contaron cómo la universidad te abría los ojos y cuán divertida era, que yo tenía que ir. Pero yo me conozco. Me distraería con las fiestas y los estudios y tal vez llegaría a dudar de mi sueño también. Solo tienes tu propia vida por lo que no puedes escuchar la opinión de otros sobre cómo vivirla.


NO ME AFECTÓ JUGAR POR DINERO. Solo quería avanzar a la próxima etapa. Veía el éxito en cada torneo en términos de ese objetivo, no por el tamaño de la cifra del cheque.


LOS CINCO MEJORES DEL LISTADO DE GANANCIAS DEL PGA TOUR CHINA RECIBEN MEMBRECÍA COMPLETA AL WEB.COM TOUR, Y EN 2016 YO TERMINÉ PRIMERO.
Tuve suerte porque al año siguiente nuestro tour se canceló por falta de patrocinio en medio de medidas severas de nuestro gobierno contra el golf. Se creía que muchos funcionarios corruptos estaban aceptando membrecías anónimas en clubes como sobornos. Como golfista fue muy triste ver como destruían las canchas que yo conocía.


PERO AÚN ASÍ, CONSTRUIR CANCHAS LEGALMENTE SERÁ MEJOR PARA EL GOLF A LARGO PLAZO. Recientemente jugué en una cancha que tenía cultivos sembrados en cinco fairways porque los granjeros habían reclamado la tierra. Se veía tan extraño. Llegamos al tee y nos preguntamos, ¿a dónde fue el hoyo? Cuando existe una actitud negativa del golf es difícil que los chicos lo elijan como su deporte. Para mí, lo que importa es que pude llegar a los Estados Unidos cuando lo hice y el PGA Tour China se está jugando otra vez.


HASTA AHORA ME LAS HE INGENIADO PARA JUGAR CON UN HOOK ALTO. Pero las canchas del PGA Tour demandan todos los golpes. Mi nuevo profesor, Cameron McCormick, dice que he trepado el Monte Everest sin oxígeno y que ahora necesito descifrar cómo voy a sobrevivir en la cima. Estamos trabajando en el control de la trayectoria y estudiamos mis estadísticas para practicar de manera eficiente.


ES CIERTO QUE LA VIDA PUEDE SER ALGO SOLITARIA EN EL TOUR. Mi departamento en Dallas no se siente como mi casa todavía – solo es un lugar donde guardo mis cosas. Cuando regreso luego de jugar torneos, lo primero que hago es prender la computadora para jugar videojuegos.


CADA VEZ QUE TENGO DOS SEMANAS DE DESCANSO VUELVO A CHINA A VER A MIS PADRES. Y a mi perro. Pero este es mi sueño. He llegado hasta aquí porque no me di a mí mismo otra opción.