Recomendados Hace 11 meses

“Cómo perdí 10 kilos en un año – comiendo hamburguesas”

dieta

La primera pregunta de mi doctora fue, “¿Hiciste esto a propósito?” Ella me dijo que si la respuesta era “no”, que quería someterme inmediatamente a análisis para ver si tenía cáncer. Mi respuesta fue “sí.” Desde el momento de mi chequeo anual en 2016 hasta el chequeo anual de este año casi 13 años más tarde, perdí 10,5 kilos. Durante ese período, comí y bebí todo lo que quise: bifes, papas fritas, papitas de bolsa, pizza (mucha pizza), chocolate, helado, cerveza, whisky (mucho whisky). La lista de alimentos y bebidas cuestionables es larga.
Resulta ser que esas elecciones no importaban tanto. A pesar de toda la atención que reciben ciertas dietas con alimentos específicos, a pesar de toda la propaganda de los programas de ejercicios grupales, yo tenía que concentrarme en una única cosa para perder peso: consumir menor cantidad de calorías que las necesarias para mantener mi peso actual. Y usé un método común para llevar el score en golf y lo apliqué al plan.
Mi primer paso fue monitorear lo que comía y bebía cada día y las cosas que hacía entraban en la definición de esfuerzo físico. Para llevar un registro, bajé una aplicación a mi celular que me servía como un diario. Usé una gratuita de Under Armour llamada MyFitnessPal. Conoce cuántas calorías existen en la mayoría de las comidas y bebidas y cuántas calorías se consumen en una variedad de actividades extenuantes.
Luego establecí un límite diario de calorías. Un hombre promedio puede consumir unas 2.500 calorías por día sin perder o ganar un peso significativo. Elegí un límite agresivo diario de 1.650 por día. En varias ocasiones me pasé bastante de ese límite. Es ahí donde el score de golf resultó útil. Sabía que podía compensar lo que me había excedido del límite calórico simplemente haciendo ejercicio.
Cada caloría que quemaba, era una caloría que podía agregar a mi límite. Si nadaba durante 30 minutos y quemaba 400 calorías, ese día podía comer 2.050 y aún así perder peso. Es la diferencia entre el score gross y neto. Tal vez tenga un score gross de 80, pero con un handicap 8, el score neto es 72. Hubo días en los que me apegué a las 1.650 calorías. Esos fueron los días difíciles.
El siguiente paso fue moverme. Aún en esos días en los que no podía ejercitarme o no tenía ganas, el mero caminar me ayudaba a mantenerme por debajo de mi objetivo neto. La aplicación de Under Armour se sincroniza con la aplicación de salud de mi celular y registra mis pasos. Mi promedio anual actual es de 11,369 por día. Esos son 3,3 kilómetros de caminata y/o corrida por día. Puede sonar a mucho, pero la mayoría de las horas en las que estoy despierto estoy sentado. No puedo escribir mucho parado.
La razón por la cual están leyendo esto en Golf Digest, en vez de en una revista de fitness, es porque jugar al golf fue una parte importante de mi estrategia. Sin el golf, probablemente hubiera tenido que comer mucha más pechuga de pavo y bastones de zanahoria. Cuando juego al golf, casi siempre camino y llevo mi bolsa. Si lo hace durante cuatro horas, habrá quemado 1.500 calorías. Eso significa que en los días que juego, mi límite calórico pasa de 1.650 a 3.150 – y aún así pierdo peso. Si comí un desayuno y almuerzo liviano, podría comer como un chancho a la noche y no llegar ni cerca a mi límite.
Esa es la fórmula que usé – y todavía uso – para bajar de peso. Como y bebo saludablemente la mayor parte del tiempo pero busco algo más divertido cuando puedo. Si se está preguntando, tengo un poco menos de 1,87 metros y pasé de 95 a 84 kilos. Si quisiera intentar este plan, la tabla de abajo contiene algunas de las lecciones que aprendí y que podrían asegurarle el éxito.


MIS CINCO CONSEJOS PARA BAJAR DE PESO
Identifique las cosas que come y bebe habitualmente y que sean de alto valor calórico.
Si no es algo que le encanta, elimínelo. Nunca conocí a alguien que se volviera loco por un paquete de pretzels. Páselos a alguien más.
Identifique las cosas que realmente le encantan y sepa exactamente qué tiene que hacer para disfrutarlas sin pasarse del límite calórico. Si corre durante 22 minutos a 10 kilómetros por hora, podrá comerse una porción de pizza de longaniza.
Al menos una de cada dos cosas que beba debería ser agua. Lo mantiene saciado. Alcohol, gaseosas y jugos de fruta son bombas calóricas.
Cualquier tipo de ejercicio físico extenuante lo ayuda en la cuenta de calorías. El simple hecho de empujar una cortadora de césped durante 20 minutos quema cuatro alitas de pollo.
Pésese cada día al levantarse. No se desaliente si está siguiendo el plan pero no pierde peso. Como mecanismo de supervivencia, el cuerpo tiende a combatir la pérdida importante de peso. A la larga cederá. Confíe en mí.