Protagonistas Hace 2 meses

Después de considerar la jubilación, Erik Compton se acerca a una gran oportunidad

Hace diez meses, Erik Compton consideró retirarse. El receptor de un doble trasplante de corazón estaba luchando en el campo de golf y había pasado por un divorcio difícil. Su cuerpo y su mente, habían recibido una paliza.

Sin embargo, Compton siguió avanzando y, a pesar de no haber terminado entre los 25 primeros durante las Finales del Web.com Tour del año pasado, para recuperar su tarjeta PGA Tour, entró en 2019 con una energía renovada y optimismo.

Ahora, el jugador de 39 años está en una posición que parecía improbable, si no imposible, hace un año. A falta de una ronda en en Bahamas, Compton está igualado en la punta con Willy Wilcox y John Oda.

En caso de que Compton se quede con el triunfo, sería la segunda victoria de su carrera (el Abierto de México 2011 en el entonces Nationwide Tour fue la otra). También lo ayudaría mucho a regresar al PGA Tour.

Probablemente no será fácil.

Después de abrir con rondas de 69-65, Compton hizo solo dos birdies en la tercera ronda, junto con dos bogeys (incluido uno en un par 5) y un doble (en un par 3). Tuvo la oportunidad de tomar el liderato solo, pero logró solo un par en el par 5 y 18.

Aunque no fue el único jugador en luchar. En un día azotado por el viento en el Abaco Club, solo seis jugadores rompieron el par y solo dos, incluido Wilcox, rompieron el 70.

Pero si hay un jugador en el campo equipado para manejar un camino difícil, es un tipo que ha pasado por dos trasplantes de corazón, todavía toma de 25 a 30 píldoras por día y llegó al segundo puesto en el US Open de 2014.

“No se siente tan alejado”, dijo Compton el año pasado sobre el tipo de golf que jugó hace cinco años en Pinehurst. “Han pasado muchas cosas en ese período de tiempo, pero me gustaría hacer otra actuación como esa antes de que termine mi carrera”.

Una ronda más y él podría estar en camino.