Instrucción Hace 10 meses

Pegarle fantástico, por Rickie Fowler

fowlerLas últimas dos temporadas le pegué a la pelota más sólido que nunca. En vez de intentar constantemente distintos pensamientos del swing, trabajé con Butch Harmon para realmente enfocarme en mi approach. Con mi postura en el address, siempre confirmo que mi mentón esté alto. Si la barbilla está atascada en el pecho, no hay lugar para que el hombro delantero gire por debajo de ella, por ende tenderá a inclinarse hacia el objetivo en vez de recargarse sobre la pierna posterior. Mi pensamiento en el backswing es permanecer amplio.
Una cantidad de golfistas promedio se atascan por tratar de mantener el codo derecho pegado al cuerpo. En el tope del swing, todo lo que importa con el codo derecho, dice Butch, es que apunte hacia abajo. Mueva las manos tan lejos del cuerpo hasta que siga siendo cómodo, y luego solo deje que pegue fuerte.

fowler

HAGA EL WAGGLE COMO UN PRO
Ser meticuloso con la preparación del golpe es importante, pero mi prioridad al estar sobre la pelota es mantenerme flojo. Si siento tensión en mis antebrazos, cuello o cualquier otra parte, me deshago de ella con un waggle suave de la cara del palo hacia adelante y hacia atrás. ¿Ven cómo mi pulgar está salido del grip? Mi truco favorito es volver a agarrar el grip suavemente mientras ensayo la primera parte de la sacada hacia atrás. Mientras hago el waggle, miro hacia el objetivo, luego fijo la vista sobre la pelota para empezar mi swing. Los golfistas que están luchando tienden a hacer lo contrario: Se quedan mirando a la pelota, empiezan a tensionarse y fijan la mirada sobre el objetivo sin un compromiso real con el golpe.

fowler

MANTÉNGASE ABAJO Y EXTIENDA
A través de la pelota, pienso en mantener el ángulo de la columna con el que empecé en el address. Esto ayuda a que mis pies permanezcan pesados y quietos. Con una base estable, puedo disparar el costado derecho a través del golpe. Para mí, se siente como si estuviera lanzando el palo y mi brazo derecho en una línea directa hacia el objetivo (izquierda). En los pro-ams, probablemente la falla más común que veo en los muchachos es como se enderezan en el impacto. Estiran ambas piernas y se paran en las puntas de pie. Sin un gran timing, esto mata la consistencia. Necesita extender sus brazos, no las piernas.

“Si hice un buen swing, mis brazos se siente flojos”, Rickie Fowler.

CONTROLE SU EQUILIBRIO
Ya hice énfasis en la importancia de mantenerse libre de tensión en el comienzo, y lo mismo pasa en el finish.
Sé que lo hice demasiado fuerte si estoy tensionado – aunque sea un poco – para mantener mi equilibrio mientras observo el golpe. Butch dice que los brazos son los verdaderos indicadores. Es verdad, si he hecho un buen swing mis brazos se sienten flojos. Si me salgo de equilibrio, noto que mis brazos se flexionan o enderezan para evitar que me caiga. Aquí, ¿ven como mi hombro derecho está más cerca del objetivo que el izquierdo y la vara está en una posición estable detrás de mi cabeza? Ese es un finish puro. Le pegué perfecto a esta.

fowler

6to EN EL TOUR EN GOLPES GANADOS DE TEE A GREEN
Es algo complicado, pero esta estadística significa que le gano casi un golpe y medio por vuelta a mis competidores gracias a un buen impacto de pelota. Puesto que el tour registra cada golpe, pueden calcular como se compara cada quien con el resto de los jugadores. Supongamos que el promedio de drive en un par 4 es de 286 yardas hasta el primer corte de rough, y desde allí el promedio es de tres golpes hasta embocar (para par). Si le pego fuerte al drive a unas 320 yardas al medio, esta es una zona donde el resto de los jugadores estarán promediando 2,7 golpes hasta embocar. Ese drive aumentó mis chances de hacer birdie en 0,3 golpes. De igual modo, un hierro 9 a 3 metros en vez de 7 es una ganancia parcial, porque embocamos los putts más cortos más seguido. En el golf se trata de pegar más golpes buenos que débiles. Esta estadística lo cuantifica.

Rickie Fowler es editor / jugador de Golf Digest y triple ganador del PGA Tour.

Lea también Cómo recuperar desde una superficie difícil, por Rickie Fowler