Instrucción Hace 4 meses

5 claves para sacarla al medio (¡Consejos no probados!)

La pregunta que me hacen todo el tiempo en bares y redes sociales es, “¿Existe realmente un secreto para sacarla al medio?” Por supuesto que existe y tengo 17 cortes pasados en mis 14 años de carrera en el mini tour mexicano para probarlo. Llegué a ser tan bueno que mis colegas murmuraban sarcásticamente, “buen bogey” mientras la pelota estaba en vuelo y en dirección a los problemas. Ellos sabían que verían una sacada al medio intuitiva. Mis fanáticos no gastaban su dinero bien habido para verme dropear y yo no se lo recomiendo tampoco. Yo lideré el tour en golpes ganados/tiros sacados a buena ocho años consecutivos. Estas son mis cinco claves.

RESPETE CADA RAMA.
Las pequeñas especialmente. En el Soledad de Graciano Sánchez Net Championship en 1995, necesitaba solo un bogey en el 18 para pasar el corte y avanzar a match play. Luego de espantar mi golpe de salida directamente hacia la huerta Guarumbo, intenté un golpe bajo con una mano, que se diera vuelta y volviera al objetivo que ya había ejecutado dos veces ese día. Desafortunadamente no noté una rama del tamaño de un pulgar que estaba a cinco yardas frente a mí, le pegué lo suficiente como para que desviara la pelota hacia una carpa de hospitalidad. Luego de un dropeo ilegal y un cuádruple bogey, me fui a Guadalajara. Pero aprendí de esa experiencia.

ADOPTE UN PAVONEO.
A lo largo de mi carrera de profesional empecé cada búsqueda de pelota con una muestra de arrogancia extrema. Ningunear a un voluntario o retar a un chico embelesado con las estrellas que pretendía ayudarme era mi manera de decir “Esta es mi oficina.” Luego hacía un ensayo de la dificultad del golpe. La estrategia era que el fracaso era casi esperado y una sacada al medio parecía casi un acto de heroísmo. Pruebe esto la próxima vez que lo inviten a jugar a un buen club. Posiblemente su score no logre que lo vuelvan a invitar, pero su talante profesional tal vez sí le consiga otra invitación.

LA PRÁCTICA HACE LA PERFECCIÓN.
La gente todavía habla de la sacada a buena que logré en el Yucatán Masters en 1992 mientras estaba acostado sobre mi espalda con la bola suspendida en un arbusto. ¿Fue una buena sacada a buena? Seguro. Pero la gente no sabía que yo había practicado ese golpe cientos de veces antes de encontrarme en esa situación. Mientras mis compañeros estaban ocupados evaluando sus drives y decidiendo su juego corto, mi caddie Ernesto y yo estábamos metidos en el arbusto trabajando en algo que muy pocos harían.

BUSQUE EL PUTTER.
Lo entiendo. Nadie quiere que lo vean jugando el putter desde la 170 yardas del green. Pero para mí, tomar la ruta aérea solo me llevó a varios greens no acertados, lo cual fue embarazoso de por sí. Es por eso que hice que mi equipo de ingenieros en Ram me personalizaran mi putter Zebra con 7 grados de loft. Las sacadas al medio más dulces rara vez superaban la altura de los tobillos.

CUANDO LAS COSAS SALEN MAL, DISPARE RÁPIDO.
Mire, los rebotes malos, las papas aéreas y las pelotas enterradas en su propio pique que se entierran todavía más son cosas que pasan. Evite a toda costa el proceso de “reinicio” del que tanto hablan los psicólogos deportivos. La realidad es que usted tuvo su oportunidad y la desperdició. Es momento de darle un corte, de disparar rápidamente. Lo más probable es que pueda escaparse de la situación. Eventualmente.