Instrucción Hace 5 meses

Basta de papas y filazos en el chip, por David Leadbetter

Existen varios motivos por los que los golfistas no pueden jugar bien el chip pero por lo general es el resultado de un desdoblamiento de la posición de las muñecas a través del impacto. Mientras la cabeza del palo llega a la pelota, la muñeca del brazo posterior da vuelta y la del brazo anterior se acopa – por lo general un movimiento instintivo para tratar de elevar la pelota del suelo con un movimiento rápido de las manos. Pero cuando las muñecas se desdoblan de este modo, el palo llega al suelo antes de impactar a la pelota – una papa – o el lado inicial hace contacto con la parte superior de la pelota – un filazo.

¿Entonces cómo evitas que esto suceda? Imite a jugadores de putting exitosos como Jordan Spieth y sostenga el palo con las manos invertidas. Eso significa que la de adelante está más abajo que la de atrás. Suena radical, pero realmente no lo es. De hecho, Vijay Singh, entre otros de los circuitos de profesionales usaron esta técnica para tratar de mejorar su chipping.

Esto funciona porque ayuda a prevenir ese movimiento de muñecas que mata tantos tiros del juego corto. Intente sostener el palo de esta forma cuando practique el chip y logre incorporar la sensación de cómo deben moverse sus manos a través del impacto – ¡sin darlas vuelta! Luego puede volver al grip estándar y recrear la sensación exagerada que acaba de aprender o usar esta técnica de manos invertidas cuando juegue. La elección es suya, pero este grip puede rescatar su juego corto.

DAVID LEADBETTER, profesional instructor de Golf Digest, dirige 32 academias en todo el mundo.