Instrucción Hace 2 años

Mueva sus caderas levemente hacia el objetivo en el backswing

caderas

La frustración más común de nuestros alumnos es la inconsistencia con sus hierros. No producen muchos golpes que vayan en la dirección y a la distancia que esperan. Existen bastantes razones para que eso suceda, pero entre todas las variables que mide GolfTEC, hemos descubierto que el mayor indicador de la calidad de impacto de pelota con los hierros viene de cómo mueve las caderas el jugador (ver gráfico).
Los buenos jugadores ubican sus caderas más cerca del objetivo de manera consistente en el tope del backswing (golfista azul, arriba). Esto facilita hacer el swing con un hierro en un ángulo de ataque más llano y en dirección leve de adentro hacia afuera – clave para producir buenos golpes.
Muchos aficionados se desplazan alejándose del objetivo a medida que el palo llega al tope del swing (golfista rojo, arriba). Tal vez haga esto porque le han dicho que para generar mayor velocidad en la cabeza del palo, usted necesita “alejarse de la pelota” o “transferirse alejándose del objetivo” durante el backswing. Para la mayoría, esta directiva de hacer un movimiento lateral se manifiesta en un gran desplazamiento, seguido por una dificultad en el downswing para transferirse de vuelta hacia el objetivo a tiempo para pegar un golpe sólido.
Si se está desplazando, haga lo contrario cuando ejecute golpes. Mueva las caderas levemente hacia el objetivo durante el backswing y manténgalas ahí cuando vuelva.
Para entrenar este movimiento, ubique una varilla de alineación en el suelo junto a su cadera delantera y golpéela cuando lleve el palo hacia atrás. Su cabeza debería permanecer relativamente quieta. Si puede repetir este movimiento en la cancha, empezará a conseguir los resultados que busca en los golpes con los hierros.

Patrick Nuber es el director de calidad de enseñanza en GolfTEC. Tiene su base en Centennial, Colorado.


▶ El estudio de movimiento de GolfTECs SwingTRU midió a 40.000 personas y descubrió que los buenos jugadores están más cerca del objetivo en el tope del backswing que los de handicaps más altos. La diferencia puede ser pequeña – en muchos casos menos de dos centímetros – pero la misma es significativa en términos de cómo hacer que el palo toque el suelo delante de la pelota como debería hacerlo con un buen swing de hierros.