Instrucción Hace 6 meses

Explótela y haga los bunkers divertidos

A LA MAYORÍA DE LOS CHICOS QUE CONOZCO les encanta pegar golpes desde el bunker. Ellos piensan que hay algo realmente genial en hacer un gran swing, salpicar arena por todos lados y hacer que la pelota flote mágicamente hacia el green. Cuando los adultos entran a un bunker no muestran esa misma felicidad. Se ve tensión, miedo y ansiedad – pero no tiene por qué ser así. Puede volver a divertirse si sigue la técnica de un jugador que yo entreno, el pro del PGA Tour J.B. Holmes. Al igual que muchos de los mejores jugadores de golf, J.B. carece de miedo en los bunkers. Sabe que de hecho es uno de los golpes más fáciles en golf si recuerda estos pasos.

1 Evalúe el asiento. ¿La arena está firme o blanda? ¿La pelota está levantada o levemente enterrada? Si está levantada y la arena es blanda, pase al paso Nro. 2. Si está firme y/o la pelota está enterrada, tome el address con la cara del palo del wedge en escuadra al objetivo. Esto lo ayudará a cavar dentro de la arena firme, de manera tal que el lado inicial del palo no se deslice por la superficie y le pegue con la hoja contra la pared del bunker.

2 Para los asientos decentes, tome el address con la cara abierta (piense más hacia el cielo). Esto le permite al palo deslizarse por la arena debajo de la pelota. Necesita tener el 60 por ciento del peso sobre el pie delantero con el esternón alineado con la pelota. También controle sus hombros. Si el hombro delantero está demasiado alto correrá el riesgo de tener un mal contacto. Debería poder tocar la rodilla izquierda con la mano izquierda.

3 Mientras lleva el palo hacia atrás, conserve la mayoría del peso sobre el pie de adelante y permita que la muñeca de adelante se acope un poco para dejar abierta la cara del palo. A medida que haga el swing hacia el tope, mantenga el hombro izquierdo a la altura que estaba en el address. No deje que se eleve.

4 El downswing es simple. Su objetivo es asegurarse de que la cabeza del palo se esté moviendo más rápido que la empuñadura. J.B. se concentra en eso. Si el mango se mueve más rápido cavará profundamente la arena o se desplazará hacia su pie posterior para evitarlo. De cualquier modo, lo más probable es que no le guste el resultado. En cambio, mantenga el peso adelantado, el hombro izquierdo abajo, la cabeza quieta y permita que la cabeza del palo pase las manos a medida que ingresa en la arena a unos 3 a 5 centímetros detrás de la pelota. Luego sonría por el resultado.

MATT KILLEN, un instructor joven de Golf Digest, trabaja con Holmes, Justin Thomas, Bud Cauley y Blayne Barber en el PGA Tour.