Instrucción Hace 2 meses

Armadura de hierro, por Brooks Koepka

Yo siento que mis estadísticas de precisión con los hierros son un tanto engañosas. Yo juego de manera bastante agresiva semana tras semana y le tiro a muchas banderas. Por ende puede que falle más greens que otros pros, pero sigo estando apenas unas pocas yardas del hoyo cuando lo hago. Dicho esto, cuando realmente necesito acertar un green tengo confianza en mi swing.
Al ganar mi segundo U.S. Open consecutivo en Shinnecock Hills en junio, solo tres otros jugadores acertaron más greens que yo – y créame cuando le digo que acertar greens en esa cancha era como tratar de parar una bolita en una mesada de cocina. Aquí voy a compartirle algunos de mis consejos para pegar mejor los segundos golpes con los hierros, una parte del juego que veo padecer a muchos golfistas. Comencemos con la alineación. Últimamente mi profesor Claude Harmon III está haciendo que controle que no me esté parando abierto como lo ven aquí, con mis pies alineados hacia la izquierda del objetivo. En el lunes de la semana del U.S. Open se la pasó diciéndome, “apunta más a la derecha; apunta más a la derecha”. Yo le decía que no podía apuntar más a la derecha. Luego colocó un palo en el suelo para chequear mi alineación. ¿Y sabe qué? Todavía estaba apuntando a la izquierda. La lección es asegurarse de que haya preparado el golpe para ejecutar el tiro que quiere jugar. Aquí le doy otros consejos más.

INCLINE EL HOMBRO DE ADELANTE
▶ Usted pegó el drive al fairway y tiene una verdadera oportunidad de acertar el green en los golpes correspondientes. ¿Y ahora qué? Suponiendo que la alineación es correcta, enfóquese en lograr un mejor backswing. Muchos golfistas llevan el palo hacia atrás casi sin rotación de la parte superior del cuerpo – son todo brazos. E incluso cuando rotan hacia atrás, suelen hacerlo en un plano de hombros chato. Si sus hombros giran hacia atrás de manera nivelada con el suelo será más difícil hacer el swing desde adentro de la línea objetivo y pegar un golpe preciso. Probablemente pegará un slice o un pull y fallará el green. En cambio, gire para que el hombro izquierdo se mueva hacia atrás y hacia abajo. Vea cómo el mío está apuntando hacia la bola (derecha). Mire todo el espacio que he creado para volver desde adentro de la línea objetivo. En esencia, esto le permitirá hacer el swing en plano y pegarle más derecho.

DOMINE SU DOWNSWING
▶ Una pregunta que me hacen con bastante frecuencia en los pro-ams es cómo puede hacer el swing tan fuerte como lo hago. Honestamente, no lo hago tan fuerte. Estoy usando un 75 por ciento del esfuerzo máximo. Si lo hiciera más fuerte es muy probable que girara saliéndome de mi postura y fallara el green por mucho. Le apuesto que cuando trata de hacer el swing fuerte, su precisión desaparece. Es por eso que le recomiendo que tome un palo más de lo que jugaría desde una distancia en particular – digamos un hierro 6 en vez de un 7 desde las 150 yardas – y haga un swing con un 75 por ciento de esfuerzo. Sabrá que lo está haciendo bien si siente que el palo está siguiendo la rotación del cuerpo hacia el objetivo como aquí (izquierda). Lo que descubrirá es que esto sincroniza su swing y mejora las probabilidades de pegarle sólido.

OBTENGA LA DISTANCIA QUE PRETENDE
▶ Es fantástico cuando puede pegar golpes relativamente derecho, pero cuando se trata de precisión con el segundo golpe, esa es solo la mitad de la ecuación. Poner la bola sobre el green es una combinación de pegar el tiro en la dirección correcta con la distancia adecuada. La parte de la dirección se logra controlando la posición de la cara del palo en el impacto en relación al recorrido. La parte de la distancia se logra pegando de manera descendente a la bola y comprimirla, logrando ese gran sonido y sensación. Para pegarle neto a los hierros, trabaje en mejorar lo que hace su mano dominante mientras el palo se mueve a través del impacto. Aquí le estoy mostrando que la palma derecha nunca debería girar hacia el cielo (derecho). Esto le permite impactar la bola y seguir moviendo la cabeza del palo hacia abajo hacia el césped. Haga esto de manera consistente y la bola volará a una distancia predecible.

‘¿Qué busco cuando hago el swing? Nunca lo pensé. Solo hago el swing a través’.

TERMÍNELO
Cuando estoy pegando al green suelo elegir un fade. Es un golpe más fácil de controlar. Es por eso que Claude está atento a mi alineación para asegurarse de que no esté apuntando demasiado a la izquierda y le dé demasiado efecto a los hierros. Le digo esto porque tiene que ver con la foto que ve aquí y mi posición en el finish (derecha). Note hacia dónde está apuntando mi pecho en relación a dónde estoy mirando. Rotó bien pasado el green y está enfrentado casi 90 grados a la izquierda del mismo. El punto es que mantuve mi cuerpo en movimiento todo el tiempo que pude, lo cual es clave para la precisión cuando estoy controlando la curva de un golpe. Si dejara de girar un poco más temprano y el palo continuara su movimiento, es probable que pegue un hook. Y si dejo de girar el cuerpo y el palo detuviera su movimiento demasiado temprano y al mismo tiempo, mi fade se convertirá en un slice horrible. Ese es un movimiento que veo mucho en los aficionados. Con la esperanza de dejar la bola en algún lugar del green, ellos no permiten que la cara del palo se cierre y detienen el swing de golpe cuando sus brazos y el palo están mirando al objetivo. Nosotros lo llamamos manipulación y rara vez funciona. ▶ Mi consejo: siga el movimiento del cuerpo para que combine con el movimiento de los brazos y el palo. Ya sea que pegue draw o fade – o una pelota derecha si es de los afortunados – siga moviendo todo hasta que el impulso haya desaparecido y la vara del palo termine envuelta alrededor de su cuerpo, como ve aquí. Si usted hiciera el swing a un 75 por ciento de su velocidad máxima como yo le recomiendo, es fácil terminar con esta pose. ¿O debería decirle la pose del trofeo del campeonato del club?