Instrucción Hace 3 semanas

Michael Breed: “Si la cara del palo está cerrándose en los tiros cortos, está en el Valle de la Muerte”

La próxima vez que vaya al driving range pegue algunos golpes cortos con el wedge y sostenga el finish en cada swing. Esto es lo que quiero que busque: la cara del palo debería apuntar levemente hacia arriba, con la punta más cerca de la línea objetivo que el taco (derecha). Eso significa que ha mantenido la cara del palo en escuadra a través del impacto, aplicando suficiente loft para pegar tiros altos y suaves alrededor de los greens.

Muchos golfistas dan vuelta la cara del palo mientras hacen el swing a través, apuntándola hacia el suelo. Nada mata el toque en el juego corto más rápido que una cara cerrada. Suele darse porque los golfistas congelan el cuerpo y hacen el swing solo con las manos y los brazos. Eso puede parecer más simple, pero girar el cuerpo en sincronía con el palo es lo que evita que la cara se cierre.

Pruebe esto. Tome un wedge, ubique su cuerpo en su lugar y haga swings solo con las manos. ¿Siente como la cara se da vuelta naturalmente mientras pasa frente a usted? Ahora agregue rotación del cuerpo y verá cómo le permite sostener la cara mirando hacia arriba. Cuando la cara se da vuelta afecta la línea de largada de la bola, la trayectoria, la distancia y el efecto – casi todo lo que afecta al juego corto.

Para empezar, asegúrese de que la cara esté en escuadra o levemente abierta en el address. Luego permita que la parte superior del cuero gire mientras hace el swing. Particularmente siga rotando el pecho a través del golpe, como si el cuerpo estuviera arrastrando el palo hacia el follow-through. Mire el finish: la vara debería estar en ángulo levemente hacia la derecha, con la cara apuntando hacia arriba. Cuando pueda pegar en ese punto estará listo para ser dueño de su juego corto.

MICHAEL BREED es Instructor Digital en jefe de Golf Digest.