Instrucción Hace 3 meses

Controle estas tres posiciones del backswing, por Michael Breed

Breed

Los golfistas tienen tal instinto de reventar la pelota con el driver que algunas veces se olvidan de colocarse en la posición que les permita hacerlo. Los backswings cortos y rápidos sin un enrosque conllevan a downswings débiles. No puede pegarle a la pelota con potencia si no se prepara para ello al ir hacia atrás.

Veamos los tres puntos de verificación de esta foto. Primero, note cuánto ha rotado la parte superior del cuerpo. Escucho a la gente decir, “Gira el hombro izquierdo detrás de la pelota”, pero el problema con eso es que cada hombro tiene un rango de movimiento independiente del giro del cuerpo. Puedo mover mi hombro izquierdo hacia atrás 20 o 30 grados sin girar mi pecho. Entonces enfóquese en darle la espalda al objetivo – eso hace que los hombros y las caderas roten para maximizar la torsión.

Segundo, mire la posición de mis muñecas. Al quebrarlas se crea una palanca muy poderosa en el swing que usted puede usar para crear una explosión de velocidad a través del impacto. El ángulo entre el antebrazo izquierdo y la vara es de unos 45 grados aquí. Tengo una tonelada de energía potencial para descargar mientras inicio el movimiento hacia adelante y hacia la pelota.

Tercero, claramente tengo menos peso sobre mi pierna delantera durante el backswing. Piense en cualquier movimiento de lanzamiento poderoso, como un pase de fútbol americano o un lanzamiento de béisbol: el pie delantero suele elevarse del suelo con el peso yendo hacia el talón posterior. Eso proviene de las caderas y hombros girando completamente. Desde allí, puede lanzarse hacia adelante y aplicar toda la potencia que almacenó al ir hacia atrás.

MICHAEL BREED es instructor digital en jefe de Golf Digest.