Protagonistas Hace 3 meses

9 cosas a saber sobre la copa ryder

BIENVENIDOS AL AGUA: el green del hoyo 15 de 408 yardas (izquierda) y del 18 de 471 yardas (derecha).

Un trastorno inusual parece atacar a los profesionales del tour que han jugado en la cancha Albatros de Le Golf National, sede de la 42da Copa Ryder desde el 28 al 30 de septiembre en Francia. Llámelo amnesia temporaria a falta de un diagnóstico más clínico.
Cuando se habla del diseño de Hubert Chesneau/Robert von Hagge en términos generales, los primeros comentarios suelen ser halagüeños. El consenso entre los jugadores es que no hace falta pegarle largo desde el tee para hacer score. Y si bien existe la necesidad de pegar buenos golpes para maniobrar alrededor de los numerosos lagos, lomas y pendientes en general, en varios puntos la cancha brinda la oportunidad de compensar los errores.
“Es una gran prueba de golf”, dijo Justin Thomas cuando vio la cancha por primera vez en julio mientras jugaba el Abierto de Francia. “No tiene trampas ocultas ni cosas por el estilo”.
Sin embargo . . .R
Agarre a los pros cuando salen de la cancha y mencionan lo que parecían haber olvidado: el lugar es más difícil de lo que parece, particularmente los cuatro hoyos claustrofóbicos finales que son conocidos como “The Loop of Doom”, algo así como el “Circuito de la Fatalidad”.
“Es una cancha de golf que puede desarmarte si no estás en guardia”, dice Thomas Levet, uno de tres franceses, junto a Jean Van de Velde y Victor Dubuisson, en haber competido en la Copa Ryder. “No piensas en ella así. Es un tanto astuta en ese sentido, casi diabólica”.
Piense en el final diabólico del Abierto de Francia en julio. Un par 4 en el hoyo 18 le hubiera concedido a Julian Suri la victoria, pero el approach del estadounidense encontró el agua frente al green y anotó un doble bogey. El inglés Chris Wood también perdió golpes en el 15 y en el 17 y Jon Rahm ni llegó a durar tanto, haciendo un triple bogey 7 en el hoyo 12. Alex Noren había terminado más de media hora antes del grupo final y jugó los últimos cuatro hoyos en dos bajo el par para ganar.
Aun así, si el dicho de Albatros se sostiene, todo estará olvidado para septiembre con la adrenalina de la competencia bienal alimentando a ambos equipos. Para los estadounidenses, el objetivo es ganar fuera de los Estados Unidos, algo que no ha sucedido desde 1993. Los europeos están tratando de evitar perder dos series seguidas por primera vez en un lapso de 25 años.
Esta es apenas la segunda vez que la Copa Ryder se jugará en Europa Continental, la otra vez se había jugado en 1997 en Valderrama, España. Le Golf National ofrece numerosas oportunidades de riesgo recompensa, presentando opciones que deberían convertirla en una sede intrigante para match play. Combinado con la ubicación – 32 kilómetros al sudoeste del centro de Paris y a ocho kilómetros del histórico Versalles – y el no tan pequeño detalle que varios de los jugadores que están ocupando lugares en los equipos parecen estar en un gran momento en sus juegos – existe potencial para tres días dramáticos en las afueras de la Ciudad de las Luces.
Para que se prepare bien, aquí le brindamos nueve cosas que tiene que saber de la sede de la Copa Ryder.

NO ES UNA CANCHA NUEVA
1 Albatros abrió el 5 de octubre de 1990; el foursome inaugural tenía a los ganadores de majors Greg Norman, Jeff Sluman y Raymond Floyd junto al profesional francés Marc Farry. Fue la culminación de un emprendimiento de casi una década de Claude-Roger Cartier, el presidente de la Federación Francesa de Golf y una presencia en auge silenciosa y tras bastidores en el tour europeo.
La idea de Cartier fue crear un hogar permanente para el Abierto de Francia – el abierto más antiguo en Europa continental, jugado desde 1906 – y establecer un centro de rendimiento para los equipos nacionales franceses con la esperanza de mejorar el perfil del golf dentro del país. Para llevarlo a cabo, encontró unas 138 hectáreas de tierra estatal en el conurbano parisino de Saint-Quentin-en-Yvelines y negoció una cesión por 99 años con el gobierno.
El plan maestro incluía 45 hoyos – Le Golf National tiene una segunda cancha de 18 hoyos, la Aigle (águila en francés) y la Oiselet (birdie) de nueve hoyos – y una academia de enseñanza para golfistas de todos los niveles. Por supuesto, no era una misión totalmente filantrópica – la propiedad incluye un resort con 131 habitaciones.
Una marca interesante en la creación de Le Golf National: Debido a que la propiedad había sido usada para la agricultura, era decididamente chata. Cartier, quien falleció en 2014 a los 93, trabajó con autoridades locales para excavar tierra de proyectos inmobiliarios en Paris y que los transportaran fuera de la ciudad. Se estima que se trasladaron unos 1.600 millones de metros cúbicos de tierra hacia el lugar para darle forma a las canchas.
Desde su apertura, Le Golf National ha sido sede del abierto nacional cada año excepto en 1999 y 2001; entre sus ganadores reconocidos están Colin Montgomerie, Retief Goosen, Graeme McDowell (dos veces), Martin Kaymer y Tommy Fleetwood.

El green del hoyo 2 de 210 yardas (izquierda) y el primero de 419 yardas (derecha).

TAMBIÉN ES UNA CANCHA “NUEVA”
2 Después de que el Tour Europeo le otorgara la Copa Ryder en mayo de 2011, la Federación Francesa de Golf cumplió su promesa de que mejoraría Albatros. Según Paul Armitage, gerente general de Le Golf National, casi €8 millones fueron gastados en renovaciones de la cancha, la mayoría hechas en 2014 y 2015.
Entre los cambios más importantes está el alargue de varios hoyos, incluyendo tres pares 5. La cancha figura con 7.234 yardas para la Copa Ryder con un par 71. Otras mejoras destacadas:
▶ Creación de un lago, que estaba incluido en el diseño original, frente al par 3 del hoyo 11, reemplazando el pantano que se había secado.
▶ Rediseño de los greens del hoyo 1 y del 16 para permitir más posiciones de banderas.
▶ Mejorar el drenaje para cumplir con el requisito de que la cancha pueda abrirse dentro de las tres horas de lluvia copiosa. Eso fue pedido con la intención de evitar repetir el final de un día lunes como en Celtic Manor, Gales, en 2010.
▶ Reconstrucción de todos los bunkers para incluir bases de concreto.
▶ También se realizaron alteraciones cosméticas en todos los entornos de la cancha. Se agregó festuca en varios hoyos y durmientes de vías de ferrocarril alrededor de varios lagos. “Los greens parecían estar cayéndose al agua antes”, dijo Armitage.
Los tradicionalistas podrían resistirse diciendo que los cambios han “americanizado” a la cancha. Pero Armitage insiste en que el carácter esencial del diseño original fue conservado.
“Ahora no es tan salvaje alrededor de los bordes”, dice Levet, quien ganara el Abierto de Francia en Le Golf National en 2011 (una de sus seis victorias en el Tour Europeo, el mayor ganador entre los franceses) y festejara saltando al agua junto al green del 18 – para fracturarse la pierna.

LA CANCHA ESTÁ CONSTRUIDA PARA TENER UNA FIESTA
3 La tierra alrededor de varios de los hoyos finales fue rediseñada para lograr áreas mejores y más grandes donde incorporar carpas de hospitalidad anticipando a los 60.000 fanáticos y voluntarios de cada día.
Aquellos deseosos de observar el inicio de cualquier match apreciarán la tribuna enorme que rodea el tee del uno. La más grande en la historia de la Copa Ryder, con capacidad para 6.500 personas comparada con los 2.148 asientos en Gleneagles en 2014 y 1.668 en Hazeltine National en 2016. Muchos de los asientos también ofrecen una vista del hoyo 18.
Para asegurarse de que esta fiesta sea vista en todo el mundo, se tendieron cables de fibra óptica alrededor de la cancha, todos alimentando a tres instalaciones de camiones de TV que estarán en uso durante los partidos: uno para NBC/Golf Channel en los Estados Unidos, otra para Sky Sports en el Reino Unido y una aparte para la transmisión mundial.

LA CANCHA NO SE VOLVIÓ MÁS DIFÍCIL DESPUÉS DE LA RENOVACIÓN
4 Al menos si está usando los scores ganadores del Abierto de Francia como barómetro. El siete bajo el par 277 de Noren en julio fue la primera vez desde que se completó todo el grueso del trabajo de renovación en 2015 que el campeón no hacía un score de dos cifras bajo el par. El score ganador promedio en los cuatro últimos años ha sido de 10,75 bajo el par; el score ganador en los 13 años previos era de 10,6 bajo el par.


‘“No van a poder pegar 14 drivers. Van a haber muchos hierros. Así ha sido siempre esa cancha”.’


LA CANCHA NO FAVORECERÁ NI A UNO NI AL OTRO EQUIPO (wink! wink!)
5 El secreto no tan bien guardado de la Copa Ryder es la influencia que tienen los capitanes locales sobre la preparación de la cancha, la suposición de que buscarán las condiciones que beneficien a su bando de 12 hombres. En 2016, los europeos visitantes hicieron oír sus voces sobre cuán amplia jugaba Hazeltine National y las ubicaciones de hoyos que auguraban una fiesta de birdies.
A cargo esta vez, parecería que los europeos van a desear un rough más tupido y áreas de llegada con el golpe de salida más angostas para contrarrestar la ventaja de la distancia que tienen los estadounidenses desde el tee. El capitán europeo de la Copa Ryder Thomas Bjorn insiste en que no piensa hacer muchos cambios respecto de cómo jugaba la cancha en julio.
“No es una cancha para los pegadores fuertes, pero eso lo sabemos”, dice Bjorn. “No van a poder pegar 14 drivers. Van a haber muchos hierros. Así ha sido siempre esa cancha”.
Tal vez, pero la festuca estaba bastante tupida y los fairways se veían más angostos de lo que recordaban algunos observadores de años pasados. Y entre los observadores, incluiremos a McDowell, uno de los vice capitanes de Bjorn. “Siempre nos gusta prepararla un poco más angosta y un poco más difícil y tal vez que los greens no sean tan rápidos”, dice McDowell. “¿Favorece a nuestros muchachos más que a ellos? Creemos que sí”.
No vamos a llamar mentiroso a Bjorn, pero si vamos a hablar del engaño de los europeos. No se sorprendan si el rough es más difícil y los fairways más angostos para cuando el capitán estadounidense Jim Furyk llegue con sus chicos.

EL AGUA SERÁ PROTAGONISTA
6 Diez de los 18 hoyos de Albatros tienen agua al menos parcialmente en juego, incluyendo seis de los últimos nueve. Los greens del 15, 16 y 18 tienen agua protegiendo al green de los golpes de approach. Esto podría ser particularmente interesante en los foursomes, cuando los jugadores que pegan la salida en hoyos impares tendrán ese tenebroso segundo golpe en el 18 cuando potencialmente la última vez que jugaron un approach al green pudo haber sido en el 12.

EL TRAZADO DE LA CANCHA NO CAMBIARÁ PARA LA COPA RYDER
7 Una tendencia en los eventos match play por equipos – Harding Park y la Robert Trent Jones Golf Club para la Copa Presidentes y Hazeltine National para la Copa Ryder 2016 – ha sido la de reconfigurar el trazado para que los hoyos finales tradicionales puedan ver la acción al margen de que el partido termine temprano. Pero lo que los jugadores encuentran cada año en el Abierto de Francia será lo mismo que verán en la Copa Ryder.

LA CANCHA RECIBIRÁ MÁS ATENCIÓN INTERNACIONAL
8 Cuando los Juegos Olímpicos lleguen a Paris en 2024, Le Golf National será la sede de las competencias para damas y caballeros.

LOS FRANCESES ESTÁN DETRÁS DEL EVENTO (A PESAR DE ALGUNOS INFORMES)
9 Michael Lorenzo-Vera, un pro de 33 años del tour europeo, sorprendió este verano con sus comentarios sobre las preparaciones de la Copa Ryder en su país natal. Le dijo al The New York Times que existe poca emoción local por el evento y que la reputación negativa del golf en Francia estaba socavando los partidos.
No debería sorprender que los organizadores del evento hayan objetado eso. El CEO del European Tour Keith Pelley declaró que hasta fines de junio, los fanáticos franceses habían comprado 43 por ciento de las 51.000 entradas vendidas para la Copa Ryder. Eso, dijo, supera el 37 por ciento de las entradas diarias vendidas a los fanáticos escoceses en 2014 en Gleneagles.
“El apoyo que hemos recibido de todos en Francia, el gobierno, la Federación Francesa de Golf y los fanáticos ha sido estupendo, y estas cifras lo reflejan”, dijo Pelley.
La Federación Francesa de Golf informa que el evento ya ha aumentado el interés por el golf a nivel doméstico. Como condición para ser anfitriona del evento, la Federación se comprometió a construir 100 instalaciones de entrenamiento en canchas cortas a través del país. Casi todas están terminadas y la Federación informó que 30.000 nuevos golfistas han empezado a jugar, importante para un país con apenas 410.000 golfistas registrados.
“Creemos que el evento puede tener un efecto perdurable sobre el golf en Francia al margen de lo que suceda esa semana”, dice Armitage.
Por supuesto, los fanáticos de golf en el mundo estarán deseando ver algo especial esa semana de septiembre.