Instrucción Hace 3 años

4 maneras de resetear su putter

putter¿Cómo estuvo su juego arriba del green? ¿Menos que satisfactorio? Que le digan que a todo el mundo le pasa es irrelevante. Usted quiere dejar atrás los reveses antes que vuelva la temporada de golf, y está sumando putts errados como un chico jugando al pokémon. Bueno, si quiere arreglar este fiasco con el palo chato, va a necesitar más que una sesión de treinta minutos tirando pelotas a pequeños blancos. Desde aquí recomendamos una revisión completa. Le comentamos cuatro maneras que lo ayudarán a salir de ese problema. A veces solo uno de estos consejos es lo que necesita, pero esté preparado para la posibilidad de que necesite de los cuatro. Mejor empecemos. / Con Ron Kaspriske


1.) OLVÍDESE DEL PUTTER
Si es del tipo de golfistas que le habla al putter, que le da un buen “chirlo” cuando no está pegando bien, o incluso de los que lo amenaza con pasarle la camioneta encima en el estacionamiento, es tiempo para que “se pida un tiempo”. Olvídese del putter, vaya por otra cosa. ¿Usa un blade? Cambie a un mallet. ¿Prefiere los putter de varilla de talón? Pruebe uno de varilla centrada. Todo está en consideración, desde el largo del palo a la circunferencia del grip. Vaya y pruebe. El cambio sirve por dos razones. Primero porque “a putter nuevo, juego nuevo”. Segundo, porque suponiendo que no tiró y dejó el putter viejo en una pila de basura, lo va a dejar tan celoso que cuando vuelva a jugar con él, la relación va a florecer una vez más.


putter2.) REALMENTE, OLVÍDESE DE SU PUTTER.
«No eres tú, soy yo” no sirve como excusa en la segunda salida de Tinder, pero probablemente sea verdad en cuanto a su relación con el putter. Usted necesita rever la mecánica. Le sugerimos que practique con el wedge. No es tan loco como parece. Un buen golpe está empujado por los hombros y requiere de poca acción de la muñeca. Para hacer rodar la pelota con el wedge, tiene que darle a la pelota en su ecuador. Este tipo de prácticas requieren de precisión, y son buenas para el ego. Va a estar más preparado para errarle, con lo cual reducirá esos sentimientos de ansiedad que lo convierten en una gelatina cuando los putts cuentan en serio.


putter3.) CAMBIE EL GRIP
Estuvo agarrando el putter de la misma manera por tanto tiempo que el grip está empezando a parecerse al de los palos de principiantes que tienen los huecos para meter los dedos. Es hora de cambiar un poco, porque, como dicen en Texas, es tan lastimoso como perro de tres patas. El cambio más sencillo es mover las manos: la que estaba más arriba ahora está más abajo. ¿Y si lo lleva un paso más adelante? Diviértase. A veces lo que necesita es una forma dramáticamente distinta de agarrar el palo para resetear el cerebro y pegarle a la pelota de la manera en la que solía hacerlo.


putter4.) TIRE UN PAR DE BOMBAS
En el green, lo mejor es ser más Picasso que Pitágoras. En otras palabras, conocer la matemática detrás del putt es importante (la velocidad, la pendiente, etc), pero no deje que el lado derecho de su cerebro se arruine. Lo cierto es que no necesariamente esté calculando cuando hace un bollo de papel y lo tira al tacho. Usa su “feel”. ¿La sugerencia? Profundice. Busque los putts más locos y largos de un green y trate de hacerlos. Incluso tiré desde bien afuera del green. Eso debería ayudarlo a encontrar el “feel” que perdió. Sabe que le va a tener que pegar más fuerte y sabe que va a pasarse. Pero cuando intente esos putts de larga distancia va a estar menos concentrado en la mecánica en general y va a concentrarse en la coordinación entre el ojo y la mano. ¿Otro beneficio? Va a liberar un poco sus tiros. Basta de tratar de dirigirlos. Va tirar putts sin miedo a errarle. Revisión completa.